05
- julio
2018
Posted By : Rafael Marulanda
LA PAZ COMO UNA EXPRESION DEL SER

Todos queremos la Paz, es algo natural de desear, todos quisiéramos probar y experimentar estados diferentes a los cuales ya nos hemos acostumbrado a vivir.  Es como si poco a poco dentro de nuestro colectivo humano lo normal fuera vivir en constante zozobra y paranoia siendo esto a lo que nos adecuamos y ahora lograr la paz parecería que fuera una utopía y una irrealidad.  Hemos tratado por diferentes medios de lograr esa tranquilidad, desde todas las esferas sociales se promueven ideas, mensajes, convocatorias, recomendaciones de cómo alcanzar ese sueño; aparecen diferentes sectores dando “recetas” de lo que se debería hacer para la paz; se hacen marchas, protestas (¡que la mayoría de las veces terminan en agresiones en nombre de la paz! Algo bastante incoherente), reuniones, convenciones y un sinnúmero de estrategias para ver como logramos este anhelo.

Pero que poco hemos intentado promover la Paz desde un estado de conciencia, que poco se escucha en los diferentes medios de comunicación digitales e impresos que la paz es una actitud mental, emocional y espiritual, que no necesitamos buscarla en ningún lugar, que esta tan cerca de nosotros que solo realizando una mirada interna es donde la podemos encontrar; que las herramientas y respuestas están allí a nuestro alcance. 

¿Yo como habitante de este planeta que he aportado y  que aporto para lograr esta Paz?

Que a partir de la respuesta que obtenga pueda establecer cómo me trato, como me hablo, como trato a mis familiares, a mis vecinos, a mi pareja, que le estoy transmitiendo a mis hijos, a los niños, que legado estoy dejando en torno a la paz y a partir de allí comience realmente un proceso de cambio y transformación. 

Si al hacer esa observación interna y verificarla en mi entorno encuentro que está llena de violencia, miedo e inseguridad, debería entonces comenzar a organizar mi vida, dándole un sentido diferente, encontrando las raíces de esos estados de temor; comenzar a cambiar lo que  no me permite estar en paz, aplicando la formula Paz interna = Paz mundial. Es aprender a hacer acuerdos, compromisos, es cambiar la idea de que como raza humana solo merecemos vivir en guerra y violencia, nuestro estado natural es la paz solo necesitamos volver a sentirlo y recordarlo  para poderlo compartir.

Te invito a conocer las diferentes terapias de sanación, click aquí

Deja un comentario

3 × 1 =